DOCUMENTOS

30 de abril de 2009

Concursos de arquitectos o chapuzas

Patxi Mangado

Patxi Mangado
Ficha | Web

por Patxi Mangado

Los concursos de arquitectura como método para la contratación de proyectos por parte de las administraciones públicas, han resultado ser un sistema razonablemente justo y eficaz. Un sistema envidiado por gran parte de arquitectos de otros países y, sin duda, referencia obligada por parte de los mismos cuando glosan la bondad del  trabajo realizado en nuestro país. Junto al elemental principio de igualdad de oportunidades, las ventajas del sistema son varias. Se fomenta un sistema de múltiples aproximaciones al problema propuesto que, si bien no garantiza en absoluto la elección de la mejor solución, reduce, al menos, el margen de error. Permite, dependiendo de la composición del jurado y del proceso, una extensión a opiniones inteligentes y distintas, al margen de las estrictamente ligadas a la endogamia arquitectónica. Y sobre todo, la ventaja más importante es que el sistema de concursos, especialmente cuando se prescribe la modalidad abierta, permite el acceso a la posibilidad de construir, en igualdad de condiciones respecto a los más consolidados, de todos aquellos arquitectos jóvenes y muy jóvenes, que, con sus propuestas, han sabido inocular al cuerpo general de la arquitectura española las ideas frescas, transformadoras y siempre necesarias, si se quiere mantener las cotas de intensidad que, supuestamente, venían a ser uno de los signos distintivos de la misma.

Desde mi experiencia como participante continuo en concursos y como miembro de jurado en muchos de ellos, he de decir que la respuesta por parte de los arquitectos ha sido siempre extraordinariamente generosa, presentándose ante cualquier convocatoria un más que nutrido número de trabajos, con una calidad que supera con creces la mezquindad económica con la que suelen plantearse. A los arquitectos se nos puede demandar por muchos errores, pero no es el de la entrega cuando se nos convoca a un concurso, uno de ellos. Sin embargo, cada vez más,  nos preguntamos si esta generosidad se ve reconocida, al menos, mediante convocatorias bien planteadas, suficientemente compensadas y con jurados de calidad contrastada. Creo sinceramente, que la respuesta es un no rotundo.

Cada vez más los concursos de arquitectura, y por supuesto hay excepciones, están marcados por unas maneras que atentan contra la dignidad de los participantes en la medida que su trabajo es ninguneado o infravalorado en muchos de los casos. Enunciados y objetivos poco claros, situaciones de indefensión absoluta, jurados con manifiesta falta de capacidad para juzgar, ausencia de compromiso en la ejecución, confusión entre calidad arquitectónica y baja de honorarios, todo ello y muchas más, son realidades que están detrás de un sistema, que, pese a todo, sigue siendo el más razonable y eficaz cuando se plantea con criterios serios y rigurosos.

El último episodio que ilustra esta realidad, tiene que ver con el concurso para la elaboración de un proyecto que permitiera la ejecución del Centro Nacional de Artes Visuales. El escenario es claro. Por un lado, una entidad convocante, nada menos que el Ministerio de Cultura, que encarga a una empresa pública, se supone con la capacidad y la solidez que debían ser propios de una estructura oficial, la elaboración de un concurso que, al parecer, ha resultado ser, una vez más, un modelo de desconocimiento acerca de las condiciones legales que han de regir este tipo de convocatorias. Por otro, la máxima representación institucional de los arquitectos, el Consejo Superior de Arquitectos, que hace una reclamación supuestamente  justificada respecto a la manera como se hace la convocatoria, demostrando un celo que, ojalá no sea sino el inicio de una actitud general extensible a otros muchos, muchísimos concursos chapuzas, quizá más modestos, pero no por ello menos gravosos para los participantes y que hasta el momento, no han sido objeto de una preocupación tan esmerada por parte de los que nos representan.

En medio de ambos, como piezas olvidadas, unos magníficos arquitectos – a todos los conozco- y unos ganadores que, estoy seguro, desconocedores de las posibilidades legales en las que ahora se mueve el concurso, han dado lo mejor de sí mismos, han presentado un trabajo de enorme valor conceptual y material y que ahora ven como el mismo, no sólo no ha servido para nada, sino que aparece ligado a una convocatoria “falsamente sospechosa”, cuyo origen último no es sino la incompetencia de personas concretas que, simplemente, han hecho mal su trabajo. ¿Cuál es ahora  la situación en la que quedan estos arquitectos? Otro ejemplo más de chapuza y desconsideración hacia la dignidad de los profesionales cuando éstos sólo pretenden dar lo mejor de sí mismos.

Fuente: Scalae

Ref. Patxi Mangado

Publicado por Laura Acosta , 30 de abril de 2009 16:18

País: España

Agentes: Patxi Mangado

Imprimir Enviar
Añade tu comentario