PUBLICACIONES

ebooks Scalae10 de julio de 2013

Scalae [ebook ...from] : Jaume Prat Ortells

Cover_big
 .CRICURSA

.CRICURSA
Ficha | Web

 .FIGUERAS

.FIGUERAS
Ficha | Web

 .LAMP

.LAMP
Ficha | Web

 .ROCA

.ROCA
Ficha | Web

 Anna & Eugeni Bach

Anna & Eugeni Bach
Ficha | Web

Oriol Bohigas

Oriol Bohigas
Ficha | Web

Santiago de Molina

Santiago de Molina
Ficha | Web

Josep Ferrando Bramona

Josep Ferrando Bramona
Ficha | Web

Juan Navarro Baldeweg

Juan Navarro Baldeweg
Ficha | Web

Jaume Prat Ortells

Jaume Prat Ortells
Ficha | Web

Josep Quetglas

Josep Quetglas
Ficha | Web

Michael Roschach

Michael Roschach
Ficha | Web

Ficha

Imprimir ficha

Autor: Félix Arranz, Jaume Prat

Título: Jaume Prat Ortells ...from

Precio: 0,00

Subtítulo: arquitectura entre d'altres solucions 1

Otros responsables: English translation: Victoria Patience, Verificació català: Jordi Ainaud, Verificación español: Remedios Martí, Fotografías: Jaume Prat, Fotografías: Montserrat Farrés, Fotografías: Xavier Ortells

Lugar de publicación: Barcelona

Editorial: Scalae, Scalae

Colección: scalae architecture + architects ebook collection

Disponibilidad: archBIB.com (free subscription)

scalae : documentos periódicos de arquitectura : architecture + architects ebook collection :Jaume Prat Ortells ...from : Barcelona: scalae ed, June 2013; archBIB.com distribution. Note: ebook (english) (español) (català) (ePub) (Mobi) articles · reflections · echoes 

The first ...from volume of the scalae architecture + architects international ebook collection, which completes the fractal –or geodesic– map that is made up of the combination of the ...self, ...from, and ...about volumes. Jaume Prat Ortells offers nine accounts of nine experiences in which he glides freely – rarely intercepting or crashing into himself, never using metaphors – between fragments of architecture and scraps of art and life: circumstances, clarifications, comments, or experiences related to literature, cinema, popular music, or something else that shall remain nameless for the time being.

Primer ejemplar ...from de la colección de ebooks de arquitectura + arquitectos de scalae, completando el despliegue del mapa fractal, geodésica si se prefiere, que supone la combinación de ejemplares ...self, ...from y ...about. Jaume Prat Ortells ofrece nueve relatos de nueve experiencias que tienen en común el planear paralelo –rara vez choque o cruce, jamás metáfora– entre fragmentos de arquitecturas, retales de arte y expresión de vida: circunstancias, precisiones o vivencias relacionadas con la literatura, el cine, la música popular o algo que no tiene todavía nombre.

Primer exemplar …from de la col·lecció de ebooks d'arquitectura + arquitectes de scalae, completant el desplegament del mapa fractal, geodèsic si es prefereix, que comporta la combinació d'exemplars …self, …from i ...about. Jaume Prat Ortells ofereix nou relats de nou experiències que tenen en comú el planejar paral·lel –poques vegades xoc o encreuament, mai metàfora– entre fragments d'arquitectures i retalls d'art i expressió de vida: circumstàncies, precisions o vivències relacionades amb la literatura, el cinema, la música popular o alguna cosa que no té encara nom.

descarga directa:

ESP

versión epub (universal): descargar de archBIB.com

versión mobi (kindle): descargar de archBIB.com

 

ENG

epub (universal): download from archBIB.com

mobi (kindle): download from archBIB.com

 

CAT

versió epub (universal): descarregar de archBIB.com

versió mobi (kindle): descarregar de archBIB.com

 

Move

distribution · distribución · distribució : scalae ebooks

[archBIB.com · free subscriptions]

[apple iTunes · free download]

[Amazon · paid download for Kindle] 

[archBIB.com · subscripción gratuita]

[apple iTunes · descarga gratuita]

[Amazon · descarga de pago para Kindle] 

[archBIB.com · subscripció gratuïta ]

[apple iTunes · descàrrega gratuïta]

[Amazon · descàrrega de pagament per a Kindle] 

[+] [*] [@] [=] [&] [?]

Ecos aquí, en los comentarios.

Echoes here, by means of comments.

Ressons aqui, en els comentaris.

Imprimir Enviar
Comentarios Añade tu comentario
  • Daniel Gil dice... 15 de julio de 2013 13:38

    (ressò sobre l'article "...una serenata friki")
    Comelade i Jujol són dos d'aquells genis, cada un en el seu respectiu camp, que han quedat eclipsats, amagats o fins i tot oblidats pel gran públic. El primer per una certa extravagancia formal i conceptual, difícil d'entendre i de digerir de forma massiva, tot i gaudir d'un excel·lent reconeixement entre els seus iguals. El segon, per una excessiva proximitat temporal amb Gaudí, tot i haber desenvolupat un conjunt d'obres pròpies amb una forta personalitat escampades per bona part de la geografia catalana. És el cas del Teatre Metropol, l'antic Teatre del Patronat Obrer. Una obra petita, amagada, reclosa en si mateixa als baixos d'un gran bloc de pisos, en plena Rambla Nova de Tarragona. Un teatre a petita escala, on la contundència arquitectònica rau en els petits detalls, en allò minúscul que, unit en una representació formal exquisida, és capaç de configurar un conjunt harmoniós i bell. I és que tant Comelade com Jujol aconsegueixen l'excel·lència tot barrejant de manera exquisida, sublim i subtil, petits element que a priori poden semblar heterogenis i discordants. Beutat a partir del caos.

  • Curro González de Canales dice... 12 de julio de 2013 14:41

    (eco sobre el artículo "...apartad de mí esa luz")
    Una tarde fuimos a visitar Ronchamp. Era un día especialmente nublado y desapacible, de esos que entrar en un templo pueda sonar a refugio. Allí estábamos con nuestras ruidosas diatribas sobre si Le Corbusier tal o Le Corbusier cual cuando de repente un rayo de sol cruzo el retablo de ventanas. No creo recordar ni sacerdote, ni liturgia, ni si quiera iglesia. Fue tan sólo un rápido chispazo que nos dejó a todos en un largo silencio. La luz como experiencia rara vez es una presencia continua. A veces nos envuelve, nos recoge, pero otras lo que te da es un guiño, un pellizco que te descoloca y te pone la experiencia del espacio patas arriba… Los arquitectos, que tenemos esa fea tendencia a romantizar en exceso sobre héroes y mitos, querríamos encontrar en el maestro el hallazgo de ese momento único. Pero tengo la sensación de hay momentos muy intensos en la arquitectura, seguramente los más interesantes en nuestra experiencia, que nunca fueron diseñados por nadie, y que quizá nuestro papel también como arquitectos sea el de llegar a descubrirlos ¿O como se pueden diseñar el chispazo, el fogonazo, el pellizco?

  • Josep Ferrando dice... 11 de julio de 2013 19:27

    (ressò sobre l'article "...la meva generació")
    Recordo les corredisses pels passadissos sinuosos de la planta baixa de l’edifici Coderch durant el cinquè curs de carrera. Perseguíem coincidir amb l'Albert Viaplana, professor responsable de la Càtedra del quart curs de projectes, per poder tenir alguna observació seva sobre el que anaves treballant.
    Recordo especialment una frase que repetia constantment "l'Arquitectura és una part de l' Arquitectura". És una afirmació que ja l’havíem interioritzar l'any anterior amb l’Albert Illescas, on les seves classes eren un salt entre moltes arquitectures: del cinema a la literatura, de la música jazz als arquitectes californians...
    Aquesta manera de viure té a veure amb la mirada, entesa aquesta de forma transversal.
    Amb el Jaume, aquesta mirada multidisciplinar en la que aprens arquitectura escoltant música, eduques l’oïda mirant cinema, etc. ens ha permès seguir connectats amb aquesta manera de fer, amb aquesta actitud de vida.
    Gràcies per seguir compartint.

  • Roger Miralles Jori dice... 11 de julio de 2013 14:28

    (ressò sobre l'article "...una serenata friki")
    Alguns crítics acaben els textos, ens fan sentir què no sabem i què saben ells. Altres prefereixen acompanyar el lector, mostrar els camins que han seguit perquè el lector hi pugui transitar. No mostren la seva erudició, mostren la seva pràctica. Jaume Prats és d'aquests, al llegir la friki de la serenata, em vaig posar el CD, i vaig rellegir el seu article. Em va agradar que ajuntés a Kurt Weil, Josep Llinàs, Camarón de la Isla, Enric Cassasas, PJ Harvey, Albert Plà amb Jujol. Algunes de les referències, les mes locals, ja les tenia al meu cap, però un no ho pot evitar, manca Perejaume. Segur que ho sap el bon crític i ho fa perquè nosaltres notem l'absència i haguem de completar la seva llista de connexions jujolianes, ho fa perquè ens adonem que la seva absència és deliberada. Completar la llista amb Perejaume ens porta a un altre lloc, el crític ens mostra el què sabem.

  • Paco Casas y Beatriz Villanueva (bRijUNi architects) dice... 11 de julio de 2013 10:59

    (eco sobre el artículo "...otro ladrillo en el muro")
    Qué pena que fuéramos unos niños cuando todo aquello ocurrió. Nos hubiera encantado dejarnos llevar en el interior de esas construcciones psicodélicas de luz y sonido que estos arquitectos y músicos imaginaron e hicieron levantar. Seguro que los actuales escenarios de festivales que todos disfrutamos les deben mucho. Jaume, hubiera sido genial que vieras el espectáculo de Kraftwerk en el Sonar de tu ciudad este año con todo el público provisto de gafas de cartón para ver el show en 3d. ¿Es eso el futuro de la música en vivo o es que las guitarras que los sintetizadores construyen no son tan emocionantes para ti? ¿Puede la arquitectura emocionarte tanto como la música? Seguro que ni la obsesión constructiva e isótropa (sobre todo americana) de Mies ni las diabólicas estrategias formales de Koolhaas pueden conmover, como también pretendía Boullée con sus gigantescas geometrías, en mayor medida que una sesión construida de la nada, con sólo un sintentizador Roland, un controlador Traktor o las 64 teclas de una tableta Ableton. ¿Por qué? Porque Pink Floyd es historia y nosotros unos gourmets de la contemporaneidad más excitante.

    Por cierto, no dejes de apuntarte a este concurso "A HOUSE FOR PINK FLOYD”: http://www.adep.ro/contest/ Parece que Roger Waters va a tocar a finales de agosto. Con un poco de suerte, quién sabe...

  • Diego Fullaondo dice... 11 de julio de 2013 9:14

    (eco sobre el artículo "...apartad de mí esa luz")
    La cueva, le llamaba. Le recuerdo sentado en su despacho en casa, inclinado sobre su mesa de dibujo roja que ocupaba casi la totalidad del espacio de la antigua terraza. Escasos diez metros cuadrados abarrotados de libros, cuadros, útiles de dibujo de todo tipo y un potente flexo amarillo que siempre estaba encendido. Impenetrables cortinas interiores protegían este espacio uterino, íntimo y misterioso de cualquier rayo de luz solar que pretendiera contaminarlo.

    Muy de tarde en tarde, casi siempre en otoño, cuando Madrid amanecía gris, oscuro y húmedo, mi padre* abría de par en par todas las cortinas. La luz blanda y difusa de la niebla inundaba la cueva, mostrando durante unas horas el conjunto de lo que allí sucedía a diario. En una de esas ocasiones le pregunté la razón de ese singular ritual, tan aparentemente contrario a las costumbres más habituales. Convencido de que su respuesta aludiría al paisaje lumínico del Bilbao de su infancia, tarde años en comprender su respuesta: "La luz del sol paraliza; no deja pensar. Solo en estos días se ve bien".
    Fue en Málaga, bajo un insolente sol cegador que paralizó la ciudad a mi alrededor, convirtiéndola en una pintura hiperrealista igual de precisa que de muerta.

    *Daniel Fullaondo, arquitecto

  • Toni Cumella dice... 10 de julio de 2013 22:46

    (ressò sobre l'article "...mística domèstica")
    En un moment determinat en que el mon va esdevenir global vaig témer que l’artesanat podria no tenir futur. Posteriorment i en la època que estem vivint de canvis socials, econòmics, conceptuals, creatius, etc... em vaig adonant que la manera d'entendre la pròpia activitat sense perdre de vista la tradició del país, junt amb la experiència que has anat adquirint, el fet d'utilitzar la tecnologia actual i les eines de comunicació que tens a les mans, et dona la possibilitat de treballar globalment.
    Aquesta reflexió, potser d'arrel Noucentista però viscuda ara mateix, també m’ha servit per creure i lluitar perquè la ceràmica -com la música, la literatura, la cuina o l'arquitectura- sigui la base d'un ofici viu en el segle XXI.

  • Santiago de Molina dice... 10 de julio de 2013 22:37

    (eco sobre el artículo "...el blues del matadero")
    Antes de ese matadero del siglo XIX de Madrid, es sabido que el reguero de sangre que dejaban las reses muertas dio nombre al actual “Rastro” madrileño…
    En la rehabilitación como parque, en el terreno del viejo matadero de París, Tchumi hizo aflorar en sus “folies” el color rojo como recuerdo del que cubría el solar...
    La primera rampa que Le Corbusier empleó, y al contrario de lo que se cree, no fue en la Villa La Roche, sino en el proyecto del matadero de Saint Nicolas d´Aliernmont, en 1917…
    De los mataderos me impresionó siempre su larga pervivencia en el tiempo. Pocas veces sobreviven sus arquitecturas, pero sí sus nombres y gestos escondidos, como si la huella de la sangre no fuese nunca borrada completamente de esos lugares. De aquellos queda un nombre, un color y “la promenade”.
    El texto de Jaume me lo ha recordado.

  • Anna & Eugeni Bach dice... 10 de julio de 2013 22:31

    (eco sobre el artículo "...espacios erógenos")
    La pasión según Jaume Prat
    Leer a Jaume Prat hablando sobre Álvaro Siza a través de un análisis de los sentidos, de lo erógeno, de lo pasional, nos recuerda una noche que visitamos juntos el edificio “Zaida” de Siza en Granada.
    En aquella ocasión pudimos comprobar que Jaume no visita los edificios,… En un estado máximo de excitación pasional, Jaume los toca, los escucha, los huele,… estamos convencidos de que, cuando nadie le ve, los lame y hasta que intenta comérselos… En su caso, no exagera cuando abre su artículo comparando una relación sexual con un proyecto arquitectónico… Jaume gime de placer, se mueve alrededor del edificio, a veces bruscamente, otras lentamente, para encontrar la mejor posición; se acerca, se aleja, lo toca, lo acaricia, acerca su mejilla a la fachada y sonríe, como si el edificio le estuviera susurrando alguna que otra perversión…
    Jaume no visita la buena arquitectura, Jaume hace el amor con ella…