DOCUMENTOS

Microeditorial de boletín scalae01 de noviembre de 2009

Apuntes sobre la razón de la sinrazón, los monstruos, lo complejo y las ovejas del Toboso

Síntomas y diagnósticos de un cambio XXI

En el primer capítulo de la primera parte del Quijote se fundamenta la locura del hidalgo en la lectura de los libros de caballería. Cervantes, para ilustrarlo, cita literalmente una hermosa y caracolada definición de la complejidad del enamoramiento: "la razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura", que reconoce al autor de las segundas partes de la Celestina y del Amadis de Gaula, Feliciano de Silva. Eran los principios del XVII, en España.

También en España, casi en el XIX, dos siglos después, Francisco de Goya titula uno de los aguafuertes de la serie de Los Caprichos: "el sueño de la razón produce monstruos". López de Ayala, propietario de una de las colecciones de los grabados goyescos, descodificó la discreción del maestro aragonés: "La fantasía abandonada de la razón produce monstruos, y unida con ella es madre de las artes", desenroscando lo oculto en algo simple que atañe a lo complejo de la creación.

Y bien, en ese perfecto linaje de las razones, los aprecios, las artes y la complejidad, llegados al principio del siglo XXI, otros doscientos años después, en Madrid, en una manifestación que planteaba frente a los responsables ministeriales un consenso profesional en torno a los créditos ECTS: 360, reconocimiento: Máster, y consistencia: sin grados intermedios, de los estudios universitarios de arquitectura superior... algunos arquitectos no tienen mejor idea, ni mas monstruosa, que airear sus filias y sus fobias para la inminente elección del que ha de ser nuevo presidente del CSCAE poniendo a caldo en flacas pancartas a algunos de los candidatos y al actual presidente de la institución colegial. Innecesario e inoportuno. Con idéntica sinrazón, también en pancartas, se podía haber declarado el más profundo de los aprecios por... ¿una oveja del Toboso?.

Lástima que algunos medios no hayan desaprovechado semejante desatino para darle unos capones a una profesión de la que algunos insensatos aspiran repartir o negociar el botín de sus competencias, por el camino mas corto posible, sin la responsabilidad de la formación, conocimiento, tiempo y experiencia que son necesarias. Que se matriculen en el primer curso de una escuela de arquitectura y hagan la carrera de pe a pa. Nada mas fácil, mas razonable ni mas digno.

Queremos estar seguros de que los responsables ministeriales ya saben que el Pisuerga pasa por Valladolid, que no es cuestión de tirar cuatro siglos de pensamiento ilustrado por la borda y que no hay ninguna necesidad de confundir la razón de las sinrazones, tan excitante, con la sinrazón inoportuna y monstruosa, tan excitada. No la hay.

Esta semana tocan razones, y tenemos la oportunidad de preguntar y obtener respuestas. Preguntemos: bajo estas letras está el buzón, y escuchemos el 3 por la tarde, en
Radio Círculo, las respuestas y las diferencias de quienes se ofrecen a conducir la manifestación permanente desde el CSCAE. Después, que los votos, del día 4, de los 19 consejeros tengan razón, que pasemos a la próxima noche de entrega y que podamos soñar con un sentido de la economía maduro y en alza. Es lo que deseamos.

¿Y los monstruos?... con las churras, las merinas y los molinos, donde corresponde y es oportuno.
Hasta el martes, a las 19h00, en Radio Círculo.

Félix Arranz

Fuente: Scalae

Ref. scalae.net

Publicado por Félix Arranz , 01 de noviembre de 2009 0:49

Palabras clave: CSCAE
Imprimir Enviar
Comentarios Añade tu comentario
  • Almalé dice... 01 de noviembre de 2009 13:32

    "Ladran, luego cabalgamos"

    A principios del Siglo XX, en la España Moderna, Miguel de Unamuno escribió un ensayo (El Sepulcro de Don Quijote) para intentar la santa cruzada de ir a rescatar el sepulcro del Caballero de la Locura del poder de los hidalgos de la Razón, quienes lo guardan para que el Caballero no resucite;

    ”…No se comprende aquí ya ni la locura. Hasta del loco creen y dicen que lo será por tenerle su cuenta y razón. Lo de la razón de la sinrazón es ya un hecho para todos estos miserables. Si nuestro señor Don Quijote resucitase y volviese a esta su España, andarían buscándole una segunda intención a sus nobles desvaríos. Si uno denuncia un abuso, persigue la injusticia, fustiga la ramplonería, se preguntan los esclavos: “¿Qué irá buscando en esto? ¿A qué aspira?” Unas veces creen y dicen que lo hace para que le tapen la boca con oro; otras que es por ruines sentimientos y bajas pasiones de vengativo o envidioso; otras, que lo hace no más sino por meter ruido y que de él se hable, por vanagloria; otras, que lo hace por divertirse y por pasar el tiempo, por deporte. ¡Lástima grande que a tan pocos les dé por deportes semejantes!...”

    “…No hay porvenir; nunca hay porvenir. Eso que llaman el porvenir es una de las grandes mentiras. El verdadero porvenir es hoy. ¿Qué será de nosotros mañana? ¡No hay mañana! ¿Qué es de nosotros hoy, ahora? Esta es la única cuestión.
    Y en cuanto a hoy, todos esos miserables están muy satisfechos porque hoy existen, y con existir les basta. La existencia, la pura y muda existencia, llena su alma toda. No sienten que haya más que existir.
    Pero, ¿existen? ¿Existen de verdad? Yo creo que no; pues si existieran, si existieran de verdad, sufrirían de existir y no se contentarían con ello. Si real y verdaderamente existieran en el tiempo y el espacio sufrirían de no ser en lo eterno y lo infinito…”